Enfrentamos una emergencia ambiental: es hora de actuar


El planeta y la humanidad se enfrentan a una emergencia ambiental de la cual un aspecto crítico es el calentamiento global.

Un desastre planetario en marcha

Ya se ha comprobado científicamente que la actividad humana está provocando el calentamiento del planeta por la acumulación de gases de efecto invernadero (los GEI: dióxido de carbono, metano, vapor de agua, entre otros) debido a la quema de combustibles fósiles como el petróleo, carbón, gasolina, etc., además de la deforestación y otras causas.

El Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (PICC), afiliado a la ONU, con la participación de muchos científicos, llegó a la conclusión de que, en lo que resta del siglo, lo más probable es un aumento en la temperatura promedio de 3° C, pero es posible que sea entre 1.1° y 6°. Las estimaciones del PICC son conservadoras, debido a la presión de los gobiernos: en 2001 pronosticaron un aumento de entre 0.15° y 0.30° en cinco años, pero la realidad superó sus pronósticos, con un aumento de 0.33°.

¿Estas cifras qué significan? Calculan que con un aumento de temperatura de 2.4° —menos de la proyección más probable del PICC— un tercio de las especies en el planeta podría desaparecer, gran parte de las planicies agrícolas del mundo se convertirían en desiertos y las islas y ciudades costeras de poca elevación quedarían bajo agua por el derretimiento de los glaciares polares. Con un aumento de 3.4°, la mayor parte de América Latina, África y otros lugares se convertiría en desierto. Con un aumento de 6.4°, la mayoría de la vida en el planeta desaparecería.

Una medida, entre otras, que es esencial para detener este desastre histórico en marcha para el planeta y la humanidad es reducir drásticamente las emisiones de GEI: una reducción de entre 50 y 70% en esas emisiones, entre otras medidas, sería esencial para evitar que se eleve más de 2°, según diversos científicos. Sin embargo, el mayor acuerdo a que han llegado los gobiernos fue, en el marco del Protocolo de Kyoto, de reducirlas en un 5.6 por ciento, mas Estados Unidos no lo aceptó y quedaron en una supuesta reducción del 3 por ciento, pero en realidad, de 2000 a 2008, las emisiones de gases de efecto invernadero aumentaron en 29%.

La destrucción del medio ambiente ya está en marcha. Por ejemplo, por diversas causas, ya está muerto el 80% de los arrecifes del Caribe, que son el hábitat de buena parte de los peces que comemos, así como de la flora que genera una parte importante del oxígeno que respiramos.

Los portavoces del sistema hablan bonito mientras se acelera la destrucción del planeta

En este contexto salta a la vista la criminal hipocresía de los representativos del sistema actual que asistirán a la 16 Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP16) en Cancún del 29 de noviembre al 10 de diciembre de 2010. Aunque ya se comenta de antemano que no se espera gran cosa de la Conferencia, nos hablan bonito sobre su supuesta "preocupación" por el medio ambiente mientras el sistema que presiden acelera la destrucción del planeta y pone en riesgo el futuro de la vida en la tierra.

Como si la gente común fuéramos la causa del problema, nos predican que ahorremos agua, que apaguemos las luces, que separemos la basura, que compremos productos "ecológicos", etc., etc. Por supuesto que es bueno hacer estas cosas, pero no es por medio de apagar los focos de la casa y separar tu basura que se van a reducir las emisiones de GEI en 50 a 70%. El consumo de electricidad en las viviendas es responsable de sólo una pequeña porción del consumo de combustibles fósiles.

Para detener el desastre en marcha, es esencial reorientar toda la economía para eliminar la dependencia de combustibles fósiles en el transporte, la generación de electricidad, la producción, etc., y desarrollar nuevas fuentes de energía alternativas no contaminantes, además de otras medidas, como detener y revertir la deforestación, proteger y preservar la variedad de los ecosistemas, transformar la estructura de la agricultura y las ciudades, etc.

Si vamos a ser realistas eso no es algo que los representantes de este sistema van a hacer. Ahí están los hechos: se necesita una reducción de GEI de cuando menos 50%, se comprometen a reducirlos en 3% y en la práctica los aumentan en 29%. ¿Por qué? Porque el sistema mundial de capitalismo-imperialismo en que vivimos ha creado esta crisis y es incapaz por su propia naturaleza de detenerla. En este sistema, todo se produce a base de la competencia entre diferentes empresarios, compañías y bloques de capital por la más alta ganancia. El uso de combustibles fósiles es, simplemente, lo más rentable ahora, y los costos para la humanidad de la destrucción del medio ambiente que su uso provoca no entran en los cálculos de las empresas capitalistas. Los capitales que no logran la mayor rentabilidad inevitablemente pierden en la competencia en el mercado frente a otros, lo mismo que unos países contra otros, y es por eso que vemos que, en vez de actuar para detener la destrucción del planeta, los grandes capitalistas y los gobiernos que representan los intereses de su sistema más bien están en una feroz competencia entre si para controlar los nuevos campos petrolíferos expuestos por el derretimiento del hielo polar.

Por un nuevo sistema que cuide el planeta, las especies y los seres humanos

Así las cosas, lo más realista es la revolución. Aunque a veces es posible que las luchas populares obliguen a los representantes de este sistema a reformar uno u otro aspecto de su sistema, un cambio de la magnitud necesaria para detener la destrucción es impensable bajo este sistema. Necesitamos un nuevo sistema que cuide el balance ecológico del planeta, las necesidades de la humanidad y las demás especies, en vez de subordinarlo todo a las ganancias de unos cuantos. Existen muchas iniciativas y propuestas por parte de los científicos, los ambientalistas, los campesinos, las comunidades indígenas y muchos más en este sentido, pero son bloqueadas, sofocadas y reprimidas por este sistema y sus representantes. Necesitamos un nuevo sistema, un nuevo socialismo enriquecido con el conocimiento científico de la ecología del siglo 21, así como con las lecciones de la experiencia pasada y la nueva teoría comunista, para darle nuevo brillo y más profundo contenido a la perspicacia de Carlos Marx hace 150 años cuando dijo: “Considerada desde el punto de vista de una formación económica superior de la sociedad [socialismo y comunismo], la propiedad privada de algunos individuos sobre la Tierra parecerá algo tan monstruoso como la propiedad privada de un hombre sobre su semejante. Ni la sociedad en su conjunto, ni la nación ni todas las sociedades que coexistan en un momento dado, son propietarios de la Tierra. Son, simplemente, sus poseedoras, sus usufructuarias, llamadas a usarla. . . y a transmitirla mejorada a las futuras generaciones”.

La batalla por el futuro del planeta y la humanidad es ahora

La COP16 se celebra en México, así que, aunque vendrán manifestantes de muchos países, tenemos aquí un deber mayor ante la humanidad de aprovechar esta oportunidad para denunciar esta farsa oficial, crear conciencia en la gente aquí y en todo el mundo acerca del peligro que enfrentamos, y comenzar aquí y ahora la lucha por otro futuro mucho mejor para la humanidad, para las demás especies y para el planeta en su conjunto.

¡La COP16 es palabrería hipócrita mientras siguen destruyendo el planeta!
¡Cuidemos el planeta, las especies y los seres humanos, no las ganancias de unos cuantos!
¡Abajo el capitalismo-imperialismo! ¡La revolución es la solución! ¡Por un nuevo socialismo!

Aurora Roja
Revista de la Organización Comunista Revolucionaria, México

http://aurora-roja.blogspot.com auroraroja.mx@gmail.com


Conocer la realidad para transformarla:
Visita www.revcom.us para descarga gratuita del número especial de Revolución (No. 199) sobre la crisis ambiental: http://www.revcom.us/quick/199es.php
Sobre las conclusiones del PICC: http://colombia.indymedia.org/news/2007/04/61755.php
Sigue...

Número especial sobre la crisis ambiental


En el contexto de los preparativos para protestas contra el calentamiento global y la crisis ambiental y contra la farsa de la COP16 en Cancún el 29 nov - 10 dic, recomendamos el excelente número especial de Revolución sobre la crisis ambiental que enfrenta la humanidad y qué podemos hacer al respecto. Chécalo: http://www.revcom.us/quick/199es.php)

Habrá más información sobre protestas en aquí y en la página del Movimiento Popular Revolucionario (mpr-mexico.blogspot.com). Sigue...

¡Por el Aborto legal, seguro y gratuito—Derecho fundamental de la Mujer!


28 de septiembre, Día de la despenalización del aborto en América Latina y el Caribe

Imagina que eres una joven en Guanajuato. No se te ha bajado la regla por unos meses, pero no piensas que estás embarazada porque siempre ha sido muy irregular tu período menstrual. Vas al baño y ves que estás sangrando, ves coágulos como a veces te pasa y sientes los dolores normales de tu menstruación. Pero es mucha sangre y te llevan al hospital. La doctora te trata muy mal y te dice que tú tiraste una niña en un basurero. Ya que en estos momentos el ministerio público tenía un feto encontrado sin saber de quién era, te acusan a ti para tener un "culpable". La doctora te denuncia, te insulta diciendo que "ni las perras tiran a sus hijos" y el ministerio público te hostiga para que digas que tú tiraste "la niña". Te condenan por "homicidio en razón de parentesco" con sentencia de 26 años. Después encuentran que el feto era de otra mujer, pero buscan en la letrina de tu casa y encuentran que hubo un producto entre los coágulos que salieron de ti. Sigues presa, junto con otras seis mujeres condenadas también por “homicidio en razón de parentesco”, simplemente porque sufrieron abortos espontáneos. Pierdes varios años de tu vida en la cárcel, sufres la agresión y el desprecio de “la sociedad”—hasta que finalmente la denuncia de parte de feministas y otros que luchan por el derecho de las mujeres a controlar su reproducción ponen en el banquillo de los acusados a los que te acusaron injustamente que son los que realmente han cometido un crimen y exigen tu liberación.

Esto es lo que pasó a una de las 7 mujeres condenadas a hasta 29 años de cárcel en Guanajuato, a pesar de que no se comprobó en ningún caso que los productos hayan llegado a término ni que haya nacido vivo ningún bebé, como lo ha documentado El Centro Las Libres. El feto no es un bebé y el aborto (espontáneo o inducido) no es homicidio. Fue una cacería de brujas, donde incluso la “defensora” de oficio de tres de las mujeres les dijo "De mi cuenta se corre que ustedes se queden aquí toda su vida, porque lo que han hecho, ni lo pagan con toda su vida". Algunos legisladores federales y el Alto Comisionado de las Naciones Unidas por los Derechos Humanos denunciaron las irregularidades y finalmente, el gobernador, el procurador de Guanajuato y los legisladores retrocedieron un poco, redujeron la pena por “homicidio en razón de parentesco” de un máximo de 35 años a una pena de 3 a 8 años, y dejaron en libertad a las 7 mujeres encarceladas injustamente. Sin ninguna disculpa, ningún reconocimiento de la inocencia de estas mujeres ni de su propia culpabilidad por una terrible injusticia.

Muy al contrario: ahora se propone establecer un padrón de mujeres embarazadas que sería utilizado para identificar a cualquier mujer que aborte e intensificar la persecución, que ya ha resultado en 166 mujeres acusadas de aborto y por los menos 12 condenadas a sentencias de hasta 3 años bajo caución en el estado durante los últimos 10 años. Esto pone bien en claro que el verdadero propósito del movimiento contra el derecho al aborto es mantener y reforzar la opresión de la mujer, esclavizarla en la maternidad forzada, registrando a todas como “criminales potenciales” si no logran llevar su embarazo a término por las razones que sean.

¿Este es el mundo que queremos, dónde las mujeres están subordinadas al hombre, al Estado reaccionario y a la moralidad de la Edad de las Tinieblas del clero? ¿O queremos un mundo en que las mujeres tengan el derecho de controlar su propio cuerpo y reproducción, participen en pie de igualdad con los hombres en toda esfera de la sociedad y florezca una nueva moralidad emancipadora?

Esto es lo que está en juego en la lucha por el derecho al aborto legal, seguro y gratuito. El mundo ha cambiado y las mujeres ya no quieren volver atrás. Las mujeres ya son el 42% de la fuerza laboral en México y el 50% de los que estudian licenciatura. El mismo funcionamiento del sistema capitalista-imperialista mundial ha destruido en gran parte la economía campesina y otras formas económicas tradicionales, ha provocado grandes migraciones, la incorporación progresiva de las mujeres a la fuerza laboral, y todo eso ha tendido a resquebrajar hasta cierto punto la familia y la moral patriarcal tradicional, sin liberar a las mujeres, que ahora enfrentan muchas nuevas formas de opresión "modernas", además de las “tradicionales”, que incluyen mayor violencia y humillaciones, el feminicidio, la esclavitud en la “industria del sexo”, el uso de su cuerpo como mercancía que nos bombardea en la tele y los espectaculares, y muchos otros ultrajes.

Se confrontan dos alternativas, radicalmente opuestas: avanzar hacia la verdadera liberación de las mujeres y de toda la humanidad, o ceder ante las fuerzas retrógradas que buscan reimponer la reaccionaria moralidad patriarcal tradicional.

La lucha sobre el derecho al aborto es parte de la contienda entre estas dos alternativas, estos dos futuros posibles. No se trata solamente de Guanajuato. No se sabe cuántas mujeres están encarceladas ahora por aborto, espontáneo o inducido, en todo el país, pero en Veracruz, 10 mujeres estaban en la cárcel por “homicidio” (la mayoría por interrumpir un embarazo) hasta marzo pasado cuando fueron “indultadas”. En Puebla, 39 mujeres están bajo proceso por aborto, 2 en Michoacán, 1 en Querétaro y 7 en Sonora.

En 2006, cuando casi todo aborto fue ilegal, se estima que más de 870,000 mujeres abortaron en México y alrededor de 150,000 de ellas fueron hospitalizadas por complicaciones. A partir de abril de 2007, el aborto en el primer trimestre en el Distrito Federal dejó de ser delito. Hasta ahora es el único lugar en México y en toda Latinoamérica donde se puede obtener un aborto legal y seguro hasta las 12 semanas del embarazo, como lo han hecho más de 50 mil mujeres

Contra esta pequeña pero importante victoria en la lucha por los derechos reproductivos y la emancipación de la mujer, se alzaron fuerzas reaccionarias y fundamentalistas: el Papa y la jerarquía de la iglesia católica, las iglesias evangélicas fundamentalistas, políticos poderosos del PAN, PRI y parte del PRD, y fuerzas fascistas católicas y evangelistas como el Yunque y el Ejército de Dios. Intensificaron su "cruzada" contra el derecho al aborto, imponiendo reformas constitucionales en 18 estados que declaran “ser humano” todo óvulo fecundado, lo cual apunta a prohibir el aborto bajo toda circunstancia en todo el país. Así se impone la maternidad forzada y toda mujer embarazada que tiene un aborto, espontáneo o inducido, que le cause hemorragia, tiene que "escoger" entre la muerte o la cárcel, acusada de aborto o de homicidio. En noviembre de 2009, el gobernador de Veracruz propuso ante el Congreso una enmienda para agregar a la constitucional federal que “la vida se inicia en el momento de la concepción”, lo cual penalizaría el aborto en todo el país.

Hasta ahora, pese a estas reformas constitucionales clericales, todavía existe legalmente el derecho al aborto en caso de violación y algunos otros causales en la mayoría de los estados, pero en los hechos es casi imposible obtenerlo. Las estimaciones de violaciones de mujeres en México varían de una cada 4 minutos a una cada 18 segundos. Las autoridades del Ministerio Público, del DIF y personal médico y administrativo de los hospitales violan descaradamente la Norma Oficial Mexicana 046 (NOM 046) que estipula que es deber de las autoridades de salud garantizar que las mujeres violadas tengan acceso a un aborto seguro. Apenas en agosto de 2010, Amalia, una niña de 11 años, dio a luz en Quintana Roo, después de haberle negado un aborto seguro y legal, aunque su embarazo fue resultado de ser violada por su padrastro. Una joven violada en Guanajuato da testimonio en Youtube de que cuando pidió un aborto legal el ministerio público le dijo que “si intenta interrumpir el embarazo va a ir a la cárcel”.

Las leyes contra el aborto no defienden la “vida” sino condenan a muchas mujeres a muertes innecesarias. En El Salvador, Nicaragua, Chile, la República Dominicana y Polonia la ley prohíbe todo aborto, sin excepción alguna, gracias en gran medida a la ofensiva encabezada por el Vaticano y secundada por las iglesias protestantes fundamentalistas. Esto significa que los médicos no pueden intervenir para salvar la vida de una mujer si el feto está vivo, incluso si ese feto no tiene posibilidad de desarrollarse en bebé. Las mujeres se mueren porque se les administran medicamentos para parar las contracciones cuando están en medio de un aborto espontáneo, o cuando estalla la trompa de Falopio porque no se saca el producto en gestación atrapado ahí. Las mujeres que abortan y los médicos que les ayudan quedan encarcelados y gente de Pro Vida está en los hospitales llamando a las autoridades para que investiguen todo aborto espontáneo.

El derecho al aborto es una batalla clave en una "guerra" social más amplia en que las fuerzas anti-aborto también buscan prohibir los anticonceptivos, la educación sexual, la homosexualidad, el matrimonio gay, y hasta la laicidad del Estado y de la educación. Controlar su propio cuerpo y su reproducción es parte fundamental de la lucha por liberar a la mujer de miles de años de opresión, de subordinación al hombre en la familia y en la sociedad, de ser vistas y tratadas como instrumentos de la reproducción y propiedad del hombre en vez de como seres humanos iguales e independientes, que participen plenamente en la vida social. Nos demos cuenta o no, estamos inmersos en una gran lucha de si la humanidad va a avanzar hacia la plena liberación de la mujer, que a fin de cuentas implica y requiere la transformación revolucionaria de todas las relaciones y las ideas tradicionales y la emancipación de toda la humanidad, o si va a retroceder a reforzar la subordinación de la mujer al hombre y todas las relaciones patriarcales que son un pilar de todo sistema de explotación y opresión.

Un ejemplo de las fuerzas anti-aborto es el obispo de Querétaro, con su documento titulado “Crisis o país de zombis”. Habla de una “crisis de época” que “rastreando su origen, podemos ubicar uno de sus elementos esenciales en la crisis de la mujer, el mal llamado feminismo, cualquiera que sea el contenido de sus múltiples acepciones”. Y, según, “La crisis de indefinición o de carencia de sentido del ser mujer lleva necesariamente a la incomprensión de lo que significa para el hombre el ser varón”, y nos remite a Génesis (2, 18) y Romanos (1, 26), que relatan el mito misógino de como dios supuestamente formó la mujer de una costilla del hombre y como entregó a los gentiles a las “pasiones infames” de la homosexualidad. El obispo le echa la culpa de los problemas sociales al “feminismo”, arremete en contra de “la separación de la sexualidad de la reproducción” y declara que quien no defienda los “auténticos valores” patriarcales y esclavizadores de la Biblia “está llevando a las personas, mediante la disolución del matrimonio y de la familia, a un verdadero desastre social”.

Frente a los padrecitos que exigen quitar los pocos derechos que han conquistado las mujeres, declaramos que ¡No tenemos miedo, ya basta de opresión! No queremos su moral ruin. Necesitamos una nueva moral: una moral que defienda e impulse todo lo que emancipa a las mujeres y a toda la humanidad, y combate y luche por eliminar toda forma de opresión, desigualdad y esclavitud. Defendamos los derechos de la mujer a una vida social plena y a completa igualdad en toda esfera. Apoyemos relaciones sociales y relaciones íntimas de respeto mutuo, que permitan que florezcan juntas las dos personas en una pareja, sin someter la mujer al hombre por supuesta orden de “dios”. No obliguemos a nadie a tener hijos contra su voluntad, y valoremos a los niños como una alegría que representa el futuro y como una responsabilidad de toda la sociedad.

¡Compañeras! ¡Compañeros! La lucha por otro futuro comienza hoy. ¡Luchemos por el derecho al aborto legal, seguro y gratuito para todas las mujeres!

Aurora Roja

Voz de la Organización Comunista Revolucionaria, México
Visita nuestra página: http://aurora-roja.blogspot.com
Escríbenos: auroraroja.mx@gmail.com

Sigue...

200 años de opresión y resistencia: hace falta una nueva revolución emancipadora


Texto completo en descarga gratuita: Bicentenario.pdf

“200 años orgullosamente mexicanos”. Así reza la propaganda
oficial.
¿Orgullosos de qué?, preguntan muchos, y con razón.


--Del comienzo de este nuevo libro sobre las lecciones de la Guerra de la Independencia y la Revolución para la nueva revolución emancipadora que es posible y necesaria en el siglo 21.

Índice:

1. ¿”200 años orgullosamente mexicanos”?

2. El orgullo de contribuir a un futuro mejor para la humanidad

3. La Independencia: una guerra revolucionaria derrotada

3.1 La Colonia: conquista, genocidio y despiadada explotación feudal
3.2 La guerra de la independencia: un intento de revolución democrático-burguesa contra el feudalismo y la dominación colonial
3.3 Escisiones entre las clases dominantes en Europa y América abren grietas por donde irrumpe el potencial revolucionario latente de las masas
3.4 El programa revolucionario de transformaciones democrático-burguesas es soslayado al consumar la independencia las fuerzas terratenientes y religiosas feudales

4. Las guerras de la Reforma: nuevo esfuerzo revolucionario que logra transformaciones parciales y contradictorias

5. La Revolución de 1910: Revolución agraria radical y el triunfo de la contrarrevolución burguesa

5.1 La Revolución expresa la necesidad de cambiar el sistema semicolonial y semifeudal que traba el desarrollo de la sociedad
5.2 La lucha campesina e indígena contra las haciendas, la servidumbre y el despojo de tierras
5.3 Se desata la lucha de los obreros en contra de los capitalistas y crece la agitación política entre las clases medias
5.4 Las contribuciones de Flores Magón y Regeneración y las limitaciones de su comunismo anarquista
5.5 Escisiones en las clases dominantes abren paso al estallido revolucionario
5.6 Irrumpen los de abajo en medio de las pugnas entre los de arriba
5.7 Madero intenta parar la revolución y termina asesinado por la primera contrarrevolución
5.8 El nuevo ascenso de la revolución: Ejércitos burgueses y campesinos combaten a Huerta
5.9 La Convención de Aguascalientes y la rebelión contrarrevolucionaria de los ejércitos burgueses
5.10 Las fuerzas constitucionalistas contrarrevolucionarias consolidan su estado con la Constitución burguesa de 1917

6. Aprender del pasado, mirar hacia el futuro: la nueva revolución proletaria
6.1 Tres guerras revolucionarias que lograron transformaciones parciales importantes pero no resolvieron los problemas de la dominación extranjera
y de la tierra
6.2 La nueva realidad del siglo 21 y la nueva revolución proletaria que hace falta
6.3 Las transformaciones revolucionarias liberadoras necesarias y posibles hoy en día
6.4 Lecciones del pasado para servir al presente y el futuro
Sigue...