Heroica batalla en Nochixtlán contra la policía asesina

Luchadores del pueblo, Nochixtlán, 19 de junio
20/junio/2016, desde la Mixteca oaxaqueña. El domingo 19 por la mañana un contingente de policías federales, fuertemente armados con bazucas, lanza bombas de gas lacrimógeno y armas de alto poder arremetieron contra padres, hombres, mujeres, jóvenes, campesinos indígenas y maestros que mantenían un bloqueo en la autopista México-Oaxaca en la comunidad de Asunción Nochixtlán en oposición a la mal llamada reforma educativa y en exigencia de una mesa de negociación entre maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), padres de familia  y el gobierno federal.

En vez de diálogo el gobierno Federal envía a estos matones —verdaderos criminales entrenados para torturar y matar por militares de la “Escuela de las Américas” de Estados Unidos— que sin miramientos tiran a matar tanto desde su contingente como desde hoteles y otras casas donde ya se habían instalado francotiradores a la entrada del poblado, saliendo de la autopista.

Los que opusieron resistencia únicamente portaban palos, resorteras, hondas en algunos casos y cohetones. Por varias horas de batalla replegaron a los policías que con ráfagas de balas y gas lacrimógeno como en una verdadera guerra volvían a replegar a la gente del pueblo, que al principio era minoría pero se fueron sumando más gente de Nochixtlán y comerciantes que vienen de otras comunidades (ya que los domingos son días de plaza) y replegaban a los policías. En esta batalla desigual por lo menos 8 personas fueron abatidas por las balas asesinas de estos criminales, más de 2 docenas de heridos de bala y 21 personas detenidas.
Homenaje a los caìdos
Como a las 11:30 de la mañana comenzaron a llegar contingentes de ciudadanos de otras comunidades de la Mixteca como Tlaxiaco que fueron llamados por la radio y por celulares. Sumándose en el momento a la batalla, replegaron a los policías sobre la autopista y a los costados, por el cerro, con cohetes, hondas y piedras. Cuando la gente estaba a punto de encapsular a estos criminales, llegó un helicóptero de la Policía Federal que además de disparar cápsulas de gas lacrimógeno, disparaba balas de verdad y los policías en la tierra también disparaban balas en su retirada. En esta batalla también ocasionaron algunos heridos con sus balas. La gente usando trapos mojados con vinagre, Coca-Cola, y agua, se reponía y seguía avanzando contra los policías que finalmente corrieron hacia la ciudad de Oaxaca.

En su retirada encontraron una barricada de profesores y algunos ciudadanos a la salida de la autopista Hacienda Blanca, donde se entabló una fuerte batalla, pero por la ventaja del uso de balas y helicóptero pudieron avanzar a Viguera donde otra barricada los enfrentó. Ahí los matones fueron apoyados por otro contingente de matones que vino a rescatarlos que se piensa salieron tanto del aeropuerto como de San Bartolo Coyotepec donde tiene su cuartel  general la PGR. En este lugar vuelven a acribillar a un joven al parecer estudiante. Ya por la noche cortan la luz del zócalo donde mantienen su plantón los maestros y amenazan con desalojarlos. Así mismo, en Nochixtlán toda la noche llegan amenazas de que están sitiando el poblado pero ya a esas horas han llegado cientos y miles de campesinos de diversas partes de la Mixteca dispuestos a enfrentar a los policías. Resulta que no desalojan ni el zócalo ni sitian Nochixtlán. Este día 20 sigue llegando gente y hay apoyo en víveres, agua, comida y medicamentos de los poblados.

Cartuchos de la policía
El recuento final, según los datos que se han manejado aquí, es de 10 caídos del pueblo, 49 heridos de bala, y 21 detenidos que reportan los de derechos humanos están recluidos en el cuartel de la PGR en San Bartolo Coyotepec. Hay dos puercos criminales heridos y custodiados por la iglesia católica en Nochixtlán que los ciudadanos piensan canjear por las personas detenidas.

 El gobernador Gabino Cue en un primer pronunciamiento dice que fue un enfrentamiento y que los policías no iban armados, pero posteriormente señalan que sí hubo un contingente que estaba armado pero actuaron por su propia iniciativa. Es una gran mentira como las que siempre utilizan para tratar de justificar sus crímenes. Es como 1968, cuando ellos mismos utilizaron un francotirador suyo para herir a un militar para  disfrazar su matanza en Tlatelolco como “respuesta” al supuesto “fuego” de los estudiantes. 

Después del enfrentamiento
En esta batalla la gente se mantuvo siempre con un espíritu de poder agarrar a los puercos. La gente perdió el temor y algo muy importante, que en sus comentarios a la hora de la comida y el café van tomando una conciencia embrionaria de que estas instituciones del Estado no son para servir a los campesinos, indígenas y otros sectores de la clase oprimida sino que están para servir a las clases de grandes empresarios y terratenientes nacionales y extranjeros. Les hemos planteado la necesidad de una revolución que desmantelaría este Estado asesino y el sistema que defiende; que crearía en su lugar otras instituciones policíacas que verdaderamente sirvan y protejan al pueblo,  una sociedad liberadora y un nuevo Estado completamente diferente, que respaldaría a la misma gente a organizarse para resolver los grandes problemas y finalmente poner fin a todo tipo de opresión. La gente contempla y debate esta gran necesidad.

Este ataque asesino y toda la brutal represión en contra de los maestros es  parte de la Guerra del Gobierno Federal contra el pueblo que lleva más de 150 mil asesinados, más de 25 mil desaparecidos y más de 30 mil feminicidios.

Policía apuntando para disparar a manifestantes
Seguramente esta batalla va a seguir ya que los maestros están decididos a no permitir que se privatice la educación, se empobrezcan más las escuelas públicas, se les quiten los derechos laborales pagados con sangre, ni que se aplasten al movimiento magisterial y a la CNTE, contingentes de resistencia popular que contribuyen a fortalecer todas las luchas justas contra la opresión. Además, crece la movilización de campesinos, indígenas, estudiantes, sindicatos, intelectuales y artistas en defensa de los maestros. Los luchadores mantienen tomada la autopista en Nochixtlán (y en muchos otros lugares en el estado),  dejando el paso por ciertos tiempos en la vía federal.

Trataremos de seguir informando.

Reporte enviado por un participante en esta histórica batalla y en el Movimiento Popular Revolucionario en Oaxaca

Los puercos

1 comentario:

Julen Urrutikoetxea Eguren dijo...

ANTE LA OPRESSIÁ, LA RESISTANC DELS PEUBLES, QUAND UN PEUBLE ESTÁ CHEO DE FUROR ANTE MOLTE INXUSTIC, LA SEVA REBELIÓ CCONTRA ELS OPRESSORS, ES TOTALMENTE XUSTA.