Ante la crisis de este sistema putrefacto, ¡una revolución liberadora!

Nunca en la memoria reciente se ha destacado tanto la necesidad y el potencial subyacente para una nueva revolución liberadora como en la estela de los crímenes de Estado en Iguala y Tlatlaya y la poderosa resistencia que ha estremecido el país.

Ayotzinapa: el despertar del pueblo y la crisis política del Estado

La masacre de 6 personas y la desaparición forzada de 43 normalistas de Ayotzinapa caló hondo. De una vez, los luchadores en Guerrero tomaron las radiodifusoras, bloquearon carreteras, inundaron las calles de Iguala y encararon el Poder. ¡Esta vez, no se iba a callar la matanza! Se destapó la ira, largamente sofocada por el terror y la desesperanza, por todo el país. Decenas de miles de personas tomaron la calle; se empezaron a denunciar otras desapariciones, otros crímenes. Millones más rompieron el silencio, condenaron los crímenes y comenzaron a tomar partido con los “revoltosos”. La protesta reverberó en todo el mundo. Todo esto puso a la defensiva a las clases dominantes y sus representantes políticos, y se desató una crisis política en la que se ha exhibido el carácter asesino del Estado de manera tan contundente que millones comienzan a ver que su poder es completamente ilegítimo.

Hace falta acabar con este sistema criminal

Todas las fuerzas del Estado—el ejército y las policías federal, estatal y municipal—se comunicaron en tiempo real y estaban inmiscuidas desde el principio en los crímenes de Iguala. En Tlatlaya fue el Ejército que masacró a 21 personas desarmadas y los agentes estatales torturaron y atacaron sexualmente a las mujeres que presenciaron este horrendo crimen a fin de encubrirlo. Y son solo dos ejemplos que destacan entre el cúmulo de asesinatos, violaciones, desapariciones y tortura cometidos por las fuerzas del Estado.

Son los crímenes de un Estado que sirve para proteger este sistema capitalista cuyo funcionamiento necesariamente oprime y explota a la mayoría. Por lo tanto necesita sembrar el terror sobre todo entre la gente más rebelde, entre los jóvenes, los indígenas, las mujeres, y los más pobres en aras de callarlos.  

El problema es la naturaleza del sistema en sí, y ningún cambio de personas o políticas dentro del Estado actual va a cambiar nada esencial. Se palpa el deseo entre la gente de ser libres del terror policiaco y militar, del narco-poder que el sistema nutre y protege, de la completa impunidad para los matones uniformados y los altos mandos militares y políticos, y tantos horrores más que antes muchos se sentían obligados a aceptar pero que ahora no toleran. Nunca quedaremos libres de nada de esto por medio de votar, de aprobar más leyes, de organizar proyectos “alternativos” dentro del mismo sistema o de intentar rescatar la Constitución de 1917. Pero TODO ESTO SÍ LO PUEDE ACABAR UNA REVOLUCIÓN.

Hace falta la revolución y una sociedad completamente diferente

Necesitamos un nuevo sistema que respalde y se apoye en los jóvenes rebeldes para revolucionar la sociedad, en vez de asesinar y desaparecerlos, como hace el sistema actual.

Necesitamos nuevas fuerzas de seguridad que en realidad sirvan y protejan al pueblo, se jueguen la vida por las masas y las movilicen para acabar con el crimen organizado, castigar a los jefes y reeducar a las bases de estas bandas, en vez de las actuales fuerzas armadas y policías que asesinan, violan y torturan a la gente y protegen a los cárteles.

Necesitamos una revolución donde los campesinos recuperen y distribuyan equitativamente la tierra y emprendan la colectivización voluntaria para dar de comer y mejorar la vida de todos, en vez del sistema actual que explota brutalmente a los campesinos, los arruina y los destierra de sus parcelas y del país.

Hace falta una revolución encaminada a eliminar por completo la opresión de los pueblos indígenas y que establezca de una vez la autonomía regional en sus territorios históricos y la plena igualdad de idiomas, que promueva todo lo positivo de las culturas autóctonas y la lucha decidida contra todas las acciones e ideas racistas. Ya basta de esta sociedad de supremacía blanca y mestiza que despoja a los indígenas, los encarcela injustamente y los hace vivir bajo los fusiles del Ejército y la Marina que invaden sus territorios y violan a las mujeres, entre tantos ultrajes más.  

Necesitamos la revolución para salvar el planeta para las futuras generaciones y parar y revertir la rapaz destrucción ambiental por el sistema capitalista-imperialista.

Necesitamos un sistema dedicado a la emancipación completa de las mujeres, que establezca inmediatamente el pleno derecho al aborto y los anticonceptivos, y siga la lucha hasta eliminar todas las relaciones e ideas del actual sistema patriarcal y misógino que protege a los violadores y asesinos de  mujeres y refuerza de mil maneras la dominación de la mujer por el hombre.

Hace falta un nuevo sistema que libere a todos de la miseria que padecen, que valore el disentimiento y el pensamiento crítico, en vez de sofocarlos, que aprecie las contribuciones de los intelectuales a enriquecer el conocimiento en vez de callarlas, que desate la creatividad suprimida de millones para crear un nuevo mundo en que todos quisiéramos vivir.

Para lograr todo esto y más, necesitamos un nuevo Estado revolucionario de los que ahora son explotados y oprimidos, que confisque los bienes de los imperialistas, los grandes capitalistas mexicanos y los terratenientes, rompa con el sistema capitalista-imperialista mundial, libere el país de las garras del gobierno de Estados Unidos, el Banco Mundial, el FMI y el capital imperialista en general y establezca un sistema socialista, independiente y autosuficiente que apoye a esta revolución en el mundo.

El potencial revolucionario

Esta revolución ES POSIBLE, y el auge de protesta por los crímenes de Iguala nos ilustra una parte del potencial revolucionario. Un mes antes de esta explosión popular ¿quién la predecía? Nadie. Surgió de repente, de manera completamente imprevista.

Los crímenes de Iguala fueron la chispa. Pero este estallido social y la crisis política que engendró tienen raíces en las contradicciones profundas del mismo sistema que causan tanta angustia y dolor (el terror del Estado, la crisis económica, desempleo, pobreza, degradación y profundas desigualdades). En distintos momentos—ahora, Oaxaca en 2006, el levantamiento campesino e indígena de 1994, entre otros—esas contradicciones del sistema llevan a una crisis de un tipo u otro y quiebras en el “funcionamiento normal” de la sociedad. De repente se despiertan millones que en tiempos normales están atrapados y paralizados por el sistema o no se sienten capaces de enfrentarlo, no simplemente por la aparente apatía sino también por el miedo y la desesperanza ante lo que perciben como un poder invencible. Pero en una crisis, al abrirse grietas en el Poder, de repente no se ve tan todopoderoso, y comienza a perder legitimidad a los ojos de los que domina. Se vislumbra el potencial revolucionario de los de abajo, así como los estudiantes y otros sectores, y la posibilidad de ganar aliados entre los intelectuales, artistas y amplias capas de las clases medias.

Luchar AHORA por la revolución

La revolución no saldrá espontáneamente de la crisis, por profunda que llegue a ser: los que ven que se necesita tienen que organizarse y actuar para aprovechar la crisis y el despertar de la gente para desarrollar el movimiento para la revolución. Para que la revolución tenga una posibilidad de triunfar, se necesita una crisis revolucionaria y un pueblo revolucionario que cuente con la dirección de un partido revolucionario altamente organizado y disciplinado con una visión de largo alcance. Sólo así será posible derrotar y desmantelar el actual aparato represivo estatal que mantiene este sistema y no se rendirá hasta ser vencido definitivamente por la lucha revolucionaria de millones de personas. Sólo así será posible canalizar la lucha decidida, el coraje y la creatividad de millones hacia la construcción de una nueva sociedad emancipadora, y no de vuelta a una u otra forma del sistema capitalista.

La Organización Comunista Revolucionaria (OCR) tiene claro que esto es muy serio, que se trata del futuro de los oprimidos y finalmente de toda la humanidad. Tiene muy presente que esta revolución es el camino más difícil y que costará muchos sacrificios, pero es el único camino que puede liberar al pueblo y acabar con todo el sufrimiento infligido por este sistema. Esta revolución PUEDE TRIUNFAR y daría un gran impulso a la revolución mundial y la emancipación de toda la humanidad con el comunismo. Por eso estamos trabajando en serio para desarrollar la estrategia, el programa, y el partido comunista revolucionario que necesitamos para dirigir la revolución que rompa las cadenas del sistema capitalista-imperialista y cree una sociedad y finalmente un mundo en que todos serán libres y podrán florecer. Para lograrlo se necesitan las contribuciones y participación de muchos más.

Como parte del trabajo revolucionario, nos unimos con todos los que luchen y se opongan a los crímenes del Estado. En particular, urge reimpulsar ahora la lucha por justicia por Ayotzinapa y castigo a las autoridades y policías de los tres niveles de gobierno, así como las fuerzas armadas, culpables de estos asesinatos y desapariciones forzadas. Los de arriba buscan revertir la situación y aplastar la resistencia, con maniobras, mentiras mediáticas y represión, como el reciente asesinato de un maestro jubilado y la violación de por lo menos cuatro mujeres por la policía federal en un intento por acallar la protesta en Guerrero. Quieren que ya no salgamos a la calle a protestar, que no sigamos rompiendo su mortífera “normalidad”, que dejemos que el sistema “supere” esta crisis con total impunidad y ninguna justicia para el pueblo. No lo podemos permitir. Es una muestra más de lo putrefacto que es este sistema y la necesidad de tumbarlo.

Llamamos a todos los que estén hartos de este sistema y que quieran luchar por CAMBIARLO TODO a ponerse en contacto con la OCR para luchar juntos por la revolución. Sólo la revolución liberará al pueblo.

¡Alto a los asesinatos y desapariciones por parte de los militares y policías!
¡De Iguala a Los Pinos, cárcel a los asesinos!
¡Todo el pinche sistema es culpable!
¡La revolución es la solución!

Organización Comunista Revolucionaria, México

Contactar: auroraroja.mx@gmail.com           Página: aurora-roja.blogspot.com

3 comentarios:

hernan ortiz dijo...

YO CREO QUE ESTAS HABLANDO DE COLOMBIA Y EL EJERCITO DE EE.UU. POR QUE AQUI EN MEXICO LOS CASOS DE ABUSOS SEXUALES Y DE GENOCIDIO O DESAPARICION FORZADA SON CASOS MUY AISLADOS Y SI LO DICES POR AYOTZINAPA YA TODO MUNDO SABE QUE LOS NENES NORMALISTAS ANGELITOS DE DIOS MUCHOS DE ELLOS ESTABAN CON EL CRIMEN ORGANIZADO Y FUERON ELLOS LOS ENCARGADOS DE DARLES PISO.

Unknown dijo...

Nada mas fuera de la realidad hernan, es de todo el mundo conocido la participación del estado quien está recurriendo a la estrategia de guerra de baja intensidad para llevar a cabo su genocidio sobre el pueblo Mexicano la revolución va a estallar de un momento a otro y yo tendré un gustazo de llevarles la muerte a los traidores reaccionarios

kikozeus1 dijo...

Nada mas fuera de la realidad hernan, es de todo el mundo conocido la participación del estado quien está recurriendo a la estrategia de guerra de baja intensidad para llevar a cabo su genocidio sobre el pueblo Mexicano la revolución va a estallar de un momento a otro y yo tendré un gustazo de llevarles la muerte a los traidores reaccionarios