¡JUSTICIA PARA EFRAÍN CRUZ LÓPEZ!

¡YA BASTA DE POLICÍAS ASESINOS QUE MASACRAN A NUESTROS JÓVENES!
 
Protesta por el asesinato policiaco

La madrugada del 21 de marzo el joven mixteco Efraín Cruz López, de 24 años de edad y originario de la agencia municipal de Morelos, Santa Cruz Itundujia, distrito de Putla de Guerrero, Oaxaca, fue cobardemente acribillado por una turba de policías municipales y estatales que dispararon más de cien tiros: calibre R15 de la policía estatal y escopetas de los municipales. No se sabe exactamente la cantidad de impactos que sufrió Efraín porque la autoridad ministerial no dio un informe al respecto. El agente solo les dijo a los familiares que “ahí su muerto y que se quedaran callados”. En el tiroteo, Efraín todavía salió del automóvil y trató de huir, comentan testigos, y fue acribillado por la espalda. Tenía impactos en la espalda y la cabeza. Piensan que le dieron el tiro de gracia como hacen los sicarios del crimen organizado. Este perverso asesinato de Efraín deja viuda a la joven Esther Cruz Núñez y huérfanas a dos niñas: Abril Ariadna de dos años de edad y a Jennifer de sólo dos meses de nacida.

Los hechos ocurrieron después de un baile que se celebró en la Colonia La Primavera, perteneciente a este mismo municipio, donde Efraín ingirió algunas cervezas. Al salir del baile y abordar su automóvil en compañía de otro joven, hizo unos disparos al aire con un calibre 22. Inmediatamente 4 policías estatales y su comandante, Máximo López Avendaño, así como el síndico suplente municipal Eleucadio Romero y 5 policías municipales comandados por Aquileo Cruz García, los persiguieron en la patrulla 0049 del municipio de Itundujia. Los siguieron varios kilómetros hasta la agencia municipal de Morelos, donde frente a la escuela primaria “Jacobo Herrera Salazar”, los rebasaron, atravesaron la patrulla y les abrieron fuego inmediatamente con armas de alto poder. Declaró el testigo que Efraín todavía pudo salir del automóvil y trató de huir entre unos cafetales de la parcela escolar, pero fue cobardemente acribillado a quemarropa por esta turba de asesinos uniformados.

Se asomaron los habitantes del poblado, al oír tantos disparos y el ladrar de los perros, y vieron como algunos policías recogían los cartuchos percutidos para no dejar evidencias. Observaron cómo los policías buscaban al otro joven. Seguramente para acribillarlo también o para torturarlo y hacerlo declarar de algún delito para justificar su crimen, como es costumbre de las policías y las fuerzas armadas en México. Afortunadamente el joven pudo escaparse y es uno de los testigos presenciales de este brutal ataque.

Coche en el que Efraín viajaba
Como siempre, después de ultimar a gente inocente, los policías acusan de agresión a la víctima para intentar justificar su asesinato a sangre fría. Los policías estatales, municipales y sus comandantes, las autoridades y también la Secretaría de Seguridad Pública de Oaxaca declararon que estos jóvenes agredieron a los policías y pusieron en riesgo las personas en el baile. Es una porquería que en otras ocasiones les ha funcionado, pero esta vez no les funcionó, al haber tantas evidencias y testigos. En el baile donde asistieron estos jóvenes muchos los vieron. La persecución de que fueron objeto fue vista por la gente de ambos lugares. El automóvil del joven asesinado tiene muchos impactos de bala. La declaración del sobreviviente relata los hechos del crimen. Hubo muchos cartuchos percutidos regados en el lugar y esquirlas de bala incrustadas en la escuela primaria de Morelos y en algunos árboles, que se supone fueron contra Efraín cuando trataba de huir. Toda la evidencia demuestra la clara intención de asesinar a los dos jóvenes que no agredieron a nadie.

Los familiares, amistades y conocidos de Efraín comentan que el síndico suplente municipal ayudó a escapar a los policías asesinos. También cuentan que las autoridades estatales encargadas de recoger las evidencias y el cuerpo del occiso tardaron 11 horas en hacerlo y que el síndico de Santa Cruz Itundujia trató de que las autoridades municipales de Morelos llevaran el cuerpo hasta Itundujia, evidentemente para borrar más evidencias y alterar la escena del crimen, pero no lo logró.

Las declaraciones de familiares y autoridades municipales de Morelos así como las evidencias ya recogidas por la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH) comprueban que Efraín fue asesinado a mansalva por las policías. Como lo dicen los familiares y autoridades de Morelos, fue una “ejecución extrajudicial” por parte de los policías estatales y municipales. Sin embargo, como siempre lo hacen, la CEDH sólo recomendó cambiar a la partida de asesinos estatales a otro lugar.

Ninguno de los policías ni comandantes ha sido detenido. La esposa de Efraín, Esther Cruz Núñez, exigió “los policías que le hicieron esto a mi esposo deben pagar con cárcel porque no tenían derecho a matarlo. Yo lo que pido es que se haga justicia, porque ellos siguen trabajando como si nada hubiera pasado. Quisiera que los encarcelaran”. El joven que logró escapar dijo que los policías estatales y municipales los agredieron a él y al finado con armas de alto poder y nunca intentaron detenerlos antes de llegar a la comunidad; Efraín les gritaba que dejaran de disparar, y les dispararon a quemarropa sin decirles nada. La madre de Efraín, María Edith López Núñez, exigió castigo a los responsables porque a su hijo “lo ejecutaron”. También dijo que tienen miedo de hacer ese tipo de acusación “porque tenemos familia”, y “Queremos que la ley nos proteja, que esta masacre no quede impune, que paguen los culpables. Ellos todavía están trabajando en la presidencia municipal”.

El lugar
Hay mucha indignación de la gente por este asesinato criminal. Los familiares y la comunidad piden justicia, que sean encarcelados los asesinos y que cesen las amenazas de que están siendo objeto por las autoridades municipales de Itundujia y policías estatales. “Son unos policías satánicos asesinos: que se haga justicia, esto no debe quedar impune”; “Lo mataron sin piedad y salvajemente, todos somos Efraín y todos somos Morelos”; “Basta ya de impunidad, el pueblo no se debe dividir por los partidos políticos (oficiales) ya que los beneficiados son unos cuantos y los jodidos somos muchos”, fueron algunos de los reclamos de la gente airada. “Fuimos a Itundujia y los policías nos retan como si nosotros fuéramos basura, nos tratan de humillar y la comunidad no está para aguantar esta humillación” señaló una autoridad de la comunidad de Morelos.

El crimen de Efraín Cruz López es otro de los incontables crímenes por fuerzas del Estado, desde la masacre por el ejército de cientos de manifestantes desarmados en Tlatelolco en 1968 hasta la masacre de 22 jóvenes por el ejército en Tlatlaya, Edo. de México en junio de 2014 y el asesinato de 6 personas y la desaparición de 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa en Iguala el 26 de septiembre del año pasado. La policía y los militares no matan a la gente por desobedecer órdenes. Están entrenados para matar. No existen para proteger a la gente, sino para proteger al sistema que domina sobre la gente, y para reforzar todo el sufrimiento que el sistema produce. Por eso el gobierno protege a los asesinos uniformados, y las autoridades obran para que queden impunes estos crímenes. Este Estado y la violencia que ejerce es completamente ilegitimo. Desde 2007 está librando una guerra contra el pueblo que lleva más de 120 mil asesinados, más de 25 mil desaparecidos y más de 30 mil feminicidios y ahora sigue con Peña Nieto. Matan a inocentes en nombre de combatir al crimen organizado, cuando están coludidos con los cárteles, hasta los más altos niveles del Estado y del gobierno de Estados Unidos, que diseña la estrategia y tiene más de 500 agentes activos en el país, librando esta “guerra”. Buscan fortalecer la maquinaria represiva del Estado mexicano para proteger a los intereses de las clases de arriba que detentan el poder económico y político e intimidar y controlar a los de abajo.

La Red Nacional de resistencia ¡Alto a la Guerra contra el Pueblo se une con el pueblo de Morelos Itundujia y llama a unirnos todos para exigir castigo a los policías estatales, municipales, sus comandantes y las autoridades involucradas. Como dicen muchas voces, estos policías sí son diabólicos y asesinos y tienen que ser castigados por la pena máxima.

¡Justicia para Efraín Cruz López!
¡Alto a la Guerra contra el Pueblo!
¡Cárcel y la pena máxima para los policías estatales y municipales asesinos!
¡Cárcel para el presidente y síndico de Santa Cruz Itundujia!

Red Nacional de Resistencia ¡Alto a la Guerra contra el Pueblo!

Abril 2015

2 comentarios:

Isidro MD dijo...

Justicia para estos actos cobardes, que no sea otro caso mas en el que no ay justicia...
Que dios mande consuelo a su familia y que todos los culpables paguen con carcel

Isidro MD dijo...

Justicia para estos actos cobardes, que no sea otro caso mas en el que no ay justicia...
Que dios mande consuelo a su familia y que todos los culpables paguen con carcel